Durante nuestra estancia en las ciudades de Quevedo y Libertad en agosto de 2012, fuimos en el primer caso invitados a participar en un operativo de control de venta de animales, y en segundo lugar a ser testigos de la recuperación de dos polluelos de gavilán rescatados en la península.