Durante nuestra estancia en las ciudades de Quevedo y Libertad en agosto de 2012, fuimos en el primer caso invitados a participar en un operativo de control de venta de animales, y en segundo lugar a ser testigos de la recuperación de dos polluelos de gavilán rescatados en la península.

El operativo de control de venta ambulante de animales en la ciudad de Valencia, el cual arrojó como resultado el decomiso de canes cachorros con evidentes problemas de bienestar físico y psicológico, y la paralización temporal de las actividades de los vendedores que no contaban con los permisos necesarios. Desafortunadamente no se pudo tomar otro tipo de acciones más agresivas, como el decomiso de los animales afectados o la detención de los vendedores, pues en nuestro país no existe aún una reglamentación integral,  ni procesos claros, ni lugares de acogida apropiados que permitan resolver apropiadamente estos temas.


Una camioneta estacionada en una esquina servía como "local" donde sobre un centenar de individuos de diversas especies yacían en estrechas jaulas y ante las inclemencias del clima.


Conejos, cuyes, patos, ganzos, perros, periquitos y codornices coformaban la "mercadería" de venta ambulante. El hacinamiento y estrés eran evidentes, además de la poca atención para aplacar sus necesidades básicas como su sed.
Un video de la intervención puede ser visto en el siguiente enlace: http://youtu.be/duzPd6lth3w

 


En Libertad se nos invitó a participar del traslado de dos polluelos de gavilán, los cuales habían sido aparentemente arrancados de un nido, abandonados en la carretera, recogidos por trabajadores de la refinería del Pacífico y llevados a la fundación Protección Animal Ecuador capítulo Santa Elena. Estos polluelos se encuentran ahora en rehabilitación en el Centro de Rescate Parque Cóndor de la provincia de Imbabura.



Gracias a las organizaciones PAE Quevedo y PAE Santa Elena por la invitación y su confianza que nos permitió desarrollar estas actividades de capacitación en dos provincias de la costa ecuatoriana, y así, continuar compartiendo y aprendiendo también.